Make your own free website on Tripod.com
Exito o Fracaso
El Refugio Cristiano

Home

Integrantes | Una pagina para ti | Eventos | Carta para Ti | ¿Estas Triste? | Lo que Hizo Jesus por Ti | Venciendo al Temor | Abusarón de mi | Tiempos Dificiles | Tocando el Manto | ¿Cómo vamos a vencer? | Comenzando Bien Enfocado | Ignorando una verdad (depresión) | Depresión 1 | Depresión 2 | Depresión 3 | Depresión 4 | Autoestima 1 | Autoestima 2 | Autoestima 3 | Autoestima 4 | Autoestima 5 | El dolor causa angustia | ¡Deja salir lo bueno de ti! | Un grito en el silencio | De la angustia a la bendición | Caminando en lo Sobrenatural | El Rechazo | La senda del triunfo | No Renuncies a tus Sueños | ¿Hojas marchitas? | ¡La Gratitud! | ¡No te hundas! | Nuestro Pasado, ¿Enemigo o Aliado? | La duda - el pecado que Dios más odia | Sanidad de la Mente Atribulada | Sanidad del alma herida | Cámbiame | Hombres de Visión | Tu puedes seguir | Alcanzando las Bendiciones | Un Amigo | Eres de Gran Valor | Dos Caminos | Entonce Oraré | Levantate | Jesús Proveedor | Exito o Fracaso | Libereses de la depresión | ¡Amaragura Curese! | Ataduras | El Amor | Por el desierto | Enlaces de edificación | Contáctenos

Tus exitos y fracasos no deben gobernarte

UTILIZA LOS EXITOS Y FRACASOS PARA MEJORAR, PERO NO PERMITAS QUE TE GOBIERNEN.

El pasado, con sus éxitos y fracasos, se ha propuesto capturar y encarcelar a los visionarios. De modo que, el que los recuerda, corre el riesgo de ser capturado. Y el que vive recordándolos ya están preso. El score: una visión más sin conquistar. DIGA CONMIGO MIS EXITOS Y FRACASOS SON ESCALERAS PARA QUE YO SEA MEJOR Y NO DEBEN GOBERNAR MI VIDA.

LOS FRACASOS DEL PASADO

El remordimiento por los fracasos del pasado como pecado, haber perdido tu empleo, tu familia, tu cónyuge, tus padres, tus propiedades y aun al ser mas querido nos distrae de nuestra visión porque sentimos que el vivir ya no tiene valor y se pierde el deseo de seguir esto despilfarra nuestras energías, anula nuestra concentración, invalida nuestra imaginación, y castiga nuestra iniciativa. Nos hace re-confesar nuestros pecados (me imagino al Señor, asombrado, respondiendo: ("Esta es la 30ava. vez que escucho eso de tus labios lo mismo, y la verdad que no entiendo de qué hablas"). Nos hace vanamente cargar un peso en el alma (con meditaciones como: "¿Por qué hice eso?; Si sólo hubiera hecho lo otro, no estaría así; etc."). el sentirse no perdonado o no aceptar el perdón es vivir en un mundo de fracaso. Y si Jesús ya pago un precio enorme en la cruz por tus pecados y fracasos tu ya no tienes porque cargar con tus penas.

Romano 8:1-2
Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

¿Qué logramos remordiéndonos? Nada. Lo hecho, hecho está. No se puede cambiar los hechos; aunque sí el resultado de sus consecuencias si, como se dice en nuestra región palo dado ni Dios lo quita, pero Dios si puede ayudarnos a que las heridas sanen y solo quede una cicatriz como una señal, pero el dolor y las heridas sanan..
La gran pregunta ¿acaso debes vivir así o salir adelante?

Romano 6:1-4
¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

Cada pecado y error cometido tiene sus consecuencias. La confesión y el arrepentimiento no nos exonera de enfrentarlas. Mas Dios, en su gracia y misericordia, es capaz de usar aún éstas consecuencias y circunstancias para cumplir sus planes en nosotros. Por eso,



sin mucho espectáculo ni lloriqueo, paga las consecuencias de tus pecados y errores, lo que debes hacer es continuar tu carrera y ministerio. Extiéndete a lo que está delante, y


Prosigue a la meta de Dios para ti. Dios sigue siendo fiel, aunque le hayas sido infiel solo tienes que seguir.

Hechos 20:24;
Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

Romanos 8:28;
Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados

2Timoteo.2:13
Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo.

Para extenderte a lo que está delante, luego de la confesión y arrepentimiento, tienes que OLVIDARTE DE TUS FRACASOS, diaria y disciplinadamente. Caso contrario, el remordimiento te cazará y te enjaulará cual águila. ¿Por qué crees que Pablo enseñó: "olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús" ?.

Filipenses. 3:13-14
Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús

LOS ÉXITOS DEL PASADO
El recordar los éxitos del pasado no es malo pero si tiene un riesgo. Muchos de los que lo han hecho, ahora viven de ellas; viven por ellas; y viven para ellas (¿no predican, recordar es volver a vivir?). El día que se den cuenta que aún no han alcanzado el 10% de lo planeado por Dios, serán libres de esa cautividad.

Cuando alguien se jacta de sus proezas del año pasado, yo le digo: "Esta bien y que bueno que lo hiciste pero si lo estas recordando en este año deberás hacer lo doble de lo que haz logrado". Y lo vuelvo a remarcar: "Si vas a recordarla, esta bien; pero con la consigna de que este año lo duplicarás".

Cantares 5: 2-6
Yo dormía, pero mi corazón velaba. Es la voz de mi amado que llama: Ábreme, hermana mía, amiga mía, paloma mía, perfecta mía, Porque mi cabeza está llena de rocío, Mis cabellos de las gotas de la noche. Me he desnudado de mi ropa; ¿cómo me he de vestir? He lavado mis pies; ¿cómo los he de ensuciar? Mi amado metió su mano por la ventanilla, Y mi corazón se conmovió dentro de mí. Yo me levanté para abrir a mi amado, Y mis



manos gotearon mirra, Y mis dedos mirra, que corría Sobre la manecilla del cerrojo. Abrí yo a mi amado; Pero mi amado se había ido, había ya pasado; Y tras su hablar salió mi alma. Lo busqué, y no lo hallé; Lo llamé, y no me respondió.

Este tremendo ejemplo que leemos en la vida de esta mujer (representa ala Iglesia o sea tu y yo) era tanto el éxito que había alcanzado que se sentía amada, perfecta, amiga de Dios que ella pensó que no tenia necesidad de Dios y si ella antes le buscaba ahora el amado tenia la obligación de buscarla, por sus éxitos y que todo lo había logrado era suficiente, es mas la lectura dice que el amado llego y le hablo y le dijo cosas hermosa como perfecta, amada, amiga, paloma y ella se creyó tanto que no quiso levantarse para abrir al esposo y puso sus excusas que estaba desnuda y que se iba a ensuciar sus pies y el esposo quiso abrir la puerta pero estaba cerrado y el se marcho y solo quedo su perfume Cuando ella quiso ir abrir la puerta el amado no estaba solo quedo su aroma.
Muchos ministros, pastores, misioneros, cantantes etc. Solo viven de recuerdos y de sus éxitos pasados Dios los utilizo en una forma fenomenal pero la fama los mareo y se hicieron ciegos tal manera que ahora viven solo de recuerdo porque Dios e a marchado de sus ministerios como esta sudamita solo en las manos le quedo el aroma ósea el recuerdo pero Dios ya no estaba allí, la fama es bonita y peligrosa si no se sabe controlar porque puede ser un obstáculo par empezarse olvidar de Dios.

Y RECUERDA AL REY NABUCODONOSOR SU ÉXITO Y SU FRACASO

Daniel 4:29-37
Al cabo de doce meses, paseando en el palacio real de Babilonia, habló el rey y dijo: ¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad? Aún estaba la palabra en la boca del rey, cuando vino una voz del cielo: A ti se te dice, rey Nabucodonosor: El reino ha sido quitado de ti; y de entre los hombres te arrojarán, y con las bestias del campo será tu habitación, y como a los bueyes te apacentarán; y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que reconozcas que el Altísimo tiene el dominio en el reino de los hombres, y lo da a quien él quiere. En la misma hora se cumplió la palabra sobre Nabucodonosor, y fue echado de entre los hombres; y comía hierba como los bueyes, y su cuerpo se mojaba con el rocío del cielo, hasta que su pelo creció como plumas de águila, y sus uñas como las de las aves. Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades. Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces? En el mismo tiempo mi razón me fue devuelta, y la majestad de mi reino, mi dignidad y mi grandeza volvieron a mí, y mis gobernadores y mis consejeros me buscaron; y fui restablecido en mi reino, y mayor grandeza me fue añadida. Ahora yo Nabucodonosor alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdaderas, y sus caminos justos; y él puede humillar a los que andan con soberbia.

Este rey con todo sus éxitos su orgullo lo llevo al fracaso y al final tuvo que reconocer la grandeza de Dios. Jesús dijo Gloria de hombre no quiero....



Otros Ejemplos.
Juan se jacta de los 7 días de ayuno que hizo en agosto del 2002. "¡Fueron los siete mejores días que he vivido!", Reflexiona. Y este año: ¡aún no ha hecho ni medio día de ayuno!


Pedro, recordando los 1000 Mil pesos que ofrendó para el proyecto XYZ, dice: "Ese año, Dios me lo devolvió multiplicado". Y este año: ¡ni siquiera 100 Pesos ha dado!.

Esmeralda llora de alegría cada vez que recuerda su primer Sermón. "Dios me usó sobrenaturalmente y fue impresionante poder confrontar a mi auditórium", es su evaluación. Y ella misma nos revela de su cautiverio, al concluir: ¡ese día fue inigualable! La gran pregunta ¿después de ese día ha existido otro?

Considero que es bueno recordar los éxitos del pasado; pero no puedes dejar a Dios a un lado siempre se le debe dar la gloria, ni debes, ni quieras, vivir del pasado. La misericordia del Señor es nueva cada vez que me levanto de la cama. Por tanto, mientras respire, diariamente habrá una bendición mayor que experimentar. Un nivel superior que conquistar.

Si no te OLVIDAS DE TUS ÉXITOS pasados, vivirás de ellas, porque tu pensaras que tu lo haz logrado y no Dios te lo a concedido. Olvídalos, y sigue adelante. Dios tiene más para ti. Prosigue a tu meta, que aún no has terminado tu carrera y ministerio, te imaginas si haz logrado muchas cosas entonces puedes hacer mucho más.

Conclusión.

Pablo constantemente se olvidaba de todo lo que quedaba atrás: éxitos y fracasos. Porque había aprendido que los recuerdos lo podrían capturar y encarcelar.
Recuerda a moisés después de matar al egipcio y salir huyendo el regreso con una fuerza renovada y con un Dios que le dio la victoria
Elías al oír de Jezabel que le iba matar huye y tuvo miedo y se encuevo y su travesía duro 40 días por el desierto y posteriormente regreso con poder y con una nueva unción, nuestros fracasos y existo solo nos servirán para ser mejores ante Dios.
Y recuerda a Josué en su primer capitulo el oro por un buen éxito y Dios se lo dio pero nunca se olvido de darle la gloria, sé igual nunca se te olvide de darle la gloria a Él por todo el éxito que té de y tengas.

Una frese que no debemos olvidar "no te enamores de tus éxitos, ni que tus fracasos te derroten, solo vive para Dios porque si te humillas el te exaltara a su tiempo."

Dios te bendiga mucho y tu vida siga prosperando.

Jalor