Make your own free website on Tripod.com
Jesús Proveedor
El Refugio Cristiano

Home

Integrantes | Una pagina para ti | Eventos | Carta para Ti | ¿Estas Triste? | Lo que Hizo Jesus por Ti | Venciendo al Temor | Abusarón de mi | Tiempos Dificiles | Tocando el Manto | ¿Cómo vamos a vencer? | Comenzando Bien Enfocado | Ignorando una verdad (depresión) | Depresión 1 | Depresión 2 | Depresión 3 | Depresión 4 | Autoestima 1 | Autoestima 2 | Autoestima 3 | Autoestima 4 | Autoestima 5 | El dolor causa angustia | ¡Deja salir lo bueno de ti! | Un grito en el silencio | De la angustia a la bendición | Caminando en lo Sobrenatural | El Rechazo | La senda del triunfo | No Renuncies a tus Sueños | ¿Hojas marchitas? | ¡La Gratitud! | ¡No te hundas! | Nuestro Pasado, ¿Enemigo o Aliado? | La duda - el pecado que Dios más odia | Sanidad de la Mente Atribulada | Sanidad del alma herida | Cámbiame | Hombres de Visión | Tu puedes seguir | Alcanzando las Bendiciones | Un Amigo | Eres de Gran Valor | Dos Caminos | Entonce Oraré | Levantate | Jesús Proveedor | Exito o Fracaso | Libereses de la depresión | ¡Amaragura Curese! | Ataduras | El Amor | Por el desierto | Enlaces de edificación | Contáctenos

JESUS PROVEEDOR

JESUS PROVEEDOR

Juan 21.1-14
Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a sus discípulos junto al mar de Tiberias; y se manifestó de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado el Dídimo, Natanael el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo, y otros dos de sus discípulos. Simón Pedro les dijo: Voy a pescar. Ellos le dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y entraron en una barca; y aquella noche no pescaron nada. Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa; mas los discípulos no sabían que era Jesús. Y les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de comer? Le respondieron: No. El les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces. Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella), y se echó al mar. Y los otros discípulos vinieron con la barca, arrastrando la red de peces, pues no distaban de tierra sino como doscientos codos. Al descender a tierra, vieron brasas puestas, y un pez encima de ellas, y pan. Jesús les dijo: Traed de los peces que acabáis de pescar. Subió Simón Pedro, y sacó la red a tierra, llena de grandes peces, ciento cincuenta y tres; y aun siendo tantos, la red no se rompió. Les dijo Jesús: Venid, comed. Y ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: ¿Tú, quién eres? sabiendo que era el Señor. Vino, pues, Jesús, y tomó el pan y les dio, y asimismo del pescado. Esta era ya la tercera vez que Jesús se manifestaba a sus discípulos, después de haber resucitado de los muertos.

Si alguna vez has leído alguno de esos cuentos que tienen varios desarrollos y finales diferentes, habrás notado que la elección correcta te conduce a buen final o a un trágico final. TODO DEPENDE DE LA ELECCIÓN DEL CAMINO A SEGUIR.
De la misma manera sucede con nosotros, hombres y mujeres redimidos por la sangre de Jesucristo, llamados a vivir de gloria en gloria y de poder en poder, TODO DEPENDE DEL CAMINO A SEGUIR. Nuestra vida no tiene varios desarrollos o finales, sólo tiene dos, uno de bendición y otro de maldición. TODO DEPENDE DEL CAMINO A SEGUIR.
En el pasaje que leímos, se nos narra acerca de un grupo de discípulos de Jesús, que estaban juntos sin expectativas espirituales. Cuando no tenemos expectativas espirituales, nos exponemos a la elección de nuestro gusto natural y perdemos varias cosas:
1. Perdemos la fuerza del Señor, actuamos en nuestra fuerza, v.3.

Los discípulos fueron a pescar peces, cuando debían aguardar en el espíritu. Olvidaron quiénes eran ahora, Pescadores de hombres, no de peces. Nuestra fuerza nos hace olvidar de quienes somos en Cristo Jesús.2. Perdemos la unción de provisión, v.3.

Dice la Biblia que los discípulos no pescaron nada. Cuando salimos de la unción de provisión, no hay provisión, ni prosperidad. Los discípulos eran en su antigua vida expertos pescadores, pero ahora en Cristo no lo eran más, lo cual significa que las cosas viejas pasaron y he aquí todas son hechas nuevas. Amado no vuelvas a las cosas pasadas, sigue caminando en las cosas nuevas en Cristo Jesús.3. Perdemos la visión de Cristo, v.4

Los discípulos, estando cerca de la playa no pudieron reconocer a Jesús, ni siquiera por su voz. Cuando se pierden las expectativas espirituales se pierde la visión de Cristo y de su plan para nuestras vidas.4. Perdemos la capacidad de dar, v.5.

Cuando Jesús les pidió a los discípulos comida, ellos respondieron con un rotundo: No. Perdieron la capacidad de dar. Jesús les había enseñado acerca del poder de que es mejor dar que recibir, les enseñó acerca de la ley de la siembra y la cosecha. Los discípulos vieron la capacidad de dar de Jesús, sin embargo por falta de expectativas espirituales perdieron la capacidad de dar. Leer Isaías 54Da gracias a Dios por su infinita misericordia y porque lo que EL llamó permanece en su mano y nadie lo arrebatará. Dios te ha comprado con precio y precio de sangre, no somos nuestros, somos de

EL. Aunque a veces perdemos la memoria acerca de quiénes somos, Dios no la pierde, EL sabe muy bien que somos sus hijos, porque hemos en creído en Cristo Jesús. Por lo tanto, si fallamos, si nos desviamos, Dios nos aguarda ansioso a que nos volvamos a EL, y como niños le obedezcamos y hagamos lo que nos pide, lo que resulta en bendición a nuestro favor. En el versículo 6,

Jesús les ordenó a sus discípulos, aunque te desvíes siempre sigues siendo posesión de Dios, por favor no te olvides de esto. Jesús les ordenó echar la red a la derecha. La derecha o el lado derecho en lo espiritual significa un lugar de privilegio, un lugar de honor, un lugar de autoridad. La provisión de los discípulos estaba bien cerca de ellos, a su derecha, ahí nomás, a su lado a la derecha. Sin expectativas espirituales no percibes, ni ves la provisión divina, estando ella tan cerca de ti. Hoy Dios nos enseña que si somos obedientes, a nuestra derecha está la provisión que necesitamos, es decir, siempre estuvo, la obediencia nos lleva a descubrir lo que siempre estuvo para proveernos. La obediencia despierta nuestra expectativa espiritual y nos provee. A nuestra derecha, en ese lugar de privilegio, de honor, de autoridad está Cristo. Jesucristo es nuestra provisión.

EL es el Pan de vida, EL es el Agua, EL es nuestro Proveedor. Dice la Escritura que los discípulos en su fuerza no pescaron nada, en obediencia a Jesús sacaron gran cantidad de peces. Hoy que escoges??
Andar en tu fuerza o caminar en obediencia.?
Buscar la provisión en lo que puedes o caminar en fe.?
Andar ciegos o caminar con ojos espirituales en el conocimiento y en el plan de Dios.?
Andar en egoísmo o caminar en generosidad dando con obediencia y alegría. Dile al Señor que deseas Caminar en el poder de Su fuerza, Tener ojos espirituales abiertos, Caminar bajo la unción de provisión y prosperidad, Dando porque es la mejor manera de cosechar abundantemente. Gracias Jesús porque eres mi Proveedor!!!

Amén

Tus comentarios serán bien recibidos
Lic. Esteban Montalvo Copto