Make your own free website on Tripod.com
¡Deja salir lo bueno de ti!
El Refugio Cristiano

Home

Integrantes | Una pagina para ti | Eventos | Carta para Ti | ¿Estas Triste? | Lo que Hizo Jesus por Ti | Venciendo al Temor | Abusarón de mi | Tiempos Dificiles | Tocando el Manto | ¿Cómo vamos a vencer? | Comenzando Bien Enfocado | Ignorando una verdad (depresión) | Depresión 1 | Depresión 2 | Depresión 3 | Depresión 4 | Autoestima 1 | Autoestima 2 | Autoestima 3 | Autoestima 4 | Autoestima 5 | El dolor causa angustia | ¡Deja salir lo bueno de ti! | Un grito en el silencio | De la angustia a la bendición | Caminando en lo Sobrenatural | El Rechazo | La senda del triunfo | No Renuncies a tus Sueños | ¿Hojas marchitas? | ¡La Gratitud! | ¡No te hundas! | Nuestro Pasado, ¿Enemigo o Aliado? | La duda - el pecado que Dios más odia | Sanidad de la Mente Atribulada | Sanidad del alma herida | Cámbiame | Hombres de Visión | Tu puedes seguir | Alcanzando las Bendiciones | Un Amigo | Eres de Gran Valor | Dos Caminos | Entonce Oraré | Levantate | Jesús Proveedor | Exito o Fracaso | Libereses de la depresión | ¡Amaragura Curese! | Ataduras | El Amor | Por el desierto | Enlaces de edificación | Contáctenos

¡Deja salir lo bueno de ti!
Por Cash Luna

Hay bendiciones que Dios jura darnos, y no cumple el juramento a no ser que guardes sus mandatos. El mandato no se debe ver como una carga, sino como el vehículo para obtener una bendición.

La Palabra de Dios en el libro de Deuteronomio 8:1-3 dice: Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno hoy, para que viváis, y seáis multiplicados, y entréis y poseáis la tierra que Jehová prometió con juramento a vuestros padres. Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos. Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre.
Hay bendiciones que Dios jura darnos, y no cumple el juramento a no ser que guardes sus mandatos. El mandato no se debe ver como una carga, sino como el vehículo para obtener una bendición.
Y en Deuteronomio 8:16 dice: ...que te sustentó con maná en el desierto, comida que tus padres no habían conocido, afligiéndote y probándote, para a la postre hacerte bien
Mucha de la gente que estuvo en el desierto no pasó la aprueba bien, murmuraron, se quejaron, murieron y no entraron en la tierra que Dios les había prometido. Pero la generación siguiente sacó lo bueno que tenía dentro, y en ellos Dios cumplió su juramento.
Cuando Dios saca lo que hay en mi corazón, me hace un bien. Las pruebas pueden sacar lo mejor o lo peor de ti. No mires la prueba sino la ganancia de pasarla. Los que pasan las pruebas son los que tienen su mirada en el galardón de haberla pasado.
Cuando te encuentras en medio de una prueba, debes aprender que Dios quiere saber que hay en tu corazón y desea que tú lo sepas también para que puedas cambiarlo y ser mejor. No vas a ser mejor si no tienes ganas de hacerlo. Debemos aprender a disfrutar nuestras propias mejorías. Comentaba con mis hijos que el buen testimonio sirve para todo. Pero un mal testimonio no te sirve para nada. A la hora de testificar, delante de un mal testimonio o delante de una mala vida o se te cauteriza la conciencia o te sientes mal todo el tiempo de no dar lo bueno. Da lo bueno de ti siempre. Si en medio de la prueba sale lo mejor de ti, obtienes lo mejor de Dios.
¿Qué estás sacando lo bueno o lo malo de tu corazón? ¿Has comparado la prueba con el desierto? Esa es la forma tradicional de ver las pruebas, pero acaso la tierra prometida es la prueba. En Deuteronomio 8:11en adelante dice: Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy; no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites, y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen, y todo lo que tuvieres se aumente; y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre; que te hizo caminar por un desierto grande y espantoso, lleno de serpientes ardientes, y de escorpiones, y de sed, donde no había agua, y él te sacó agua de la roca del pedernal; que te sustentó con maná en el desierto, comida que tus padres no habían conocido, afligiéndote y probándote, para a la postre hacerte bien; y digas en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza. Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día. Mas si llegares a olvidarte de Jehová tu Dios y anduvieres en pos de dioses ajenos, y les sirvieres y a ellos te inclinares, yo lo afirmo hoy contra vosotros, que de cierto pereceréis. Como las naciones que Jehová destruirá delante de vosotros, así pereceréis, por cuanto no habréis atendido a la voz de Jehová vuestro Dios.

Hay pruebas que se sientes y otras que no. ¿Cuál crees que es la más peligrosa?
Las pruebas que se sienten son la enfermedad, la pobreza, el desequilibrio familiar. Pero las que no se sienten son la salud, la riqueza la estabilidad matrimonial, el éxito ministerial, al parecer no estas siendo probado, pero en medio de la tierra prometida las pruebas solo cambiaron de lugar. Pablo dice que Dios lo tuvo por bien, pero para que uno este en el ministerio tiene que ser probado o tiene que seguir siendo probado.
Muchas veces cuando estas en medio de una prueba haces de todo para agradar a Dios para pasarla, pero después cuando entras en la abundancia o en la estabilidad ya no vas al servicio a alabar a Dios. Es valido que busques a Dios cuando en me dio de la tribulación. Pero si estas bien, búscalo más porque tuvo misericordia de ti.
Si reaccionas bien en las bendiciones de Dios te dará más. Hay que saber guardar el corazón en todo tiempo y que el corazón saque lo mejor que llevas dentro entre la abundancia y la pobreza.
En la vida hay circunstancias y personas que pueden sacar lo peor de ti. Pero, ¿por qué no sacar lo mejor de nosotros en lo bueno y en lo malo? Todos tenemos algo bueno y algo malo. Puedes escoger entre sacar lo mejor o lo pero de ti. Eso es una decisión.
Hace años iba par aun desayuno de la empresa para la que trabajaba y cuando quise entrar al parqueo, deje la parte de atrás del carro fuera. De pronto paso un señor en bicicleta y me golpeo el carro. Después di la vuelta a la calle de nuevo para buscar donde estacionarme y me lo encontré de nuevo. Entonces le dije: ¿por qué golpeaste mi carro si no te hice nada? Cómo respuesta me maltrato. Entonces me encolericé y lo amenacé con atropellarlo; por su puesto que no lo hice. Después el Señor me dijo que lo había matado. Le pregunte porque y me respondió que la Palabra dice que quien se enoja alocadamente contra alguien es culpable de homicidio. En ese momento pude haber sacado lo mejor de mí, peor decidí sacar lo peor.
¿Cuántas veces has decidido sacar lo peor en lugar de lo mejor? No saques lo peor de ti, saca lo mejor. Sé que puedes hacer deja fluir lo mejor de ti. Demuestra el perdón y el amor que llevas dentro.
Hay pruebas que se sienten y otros que no. Todos estamos a prueba siempre, la única diferencia es que una se siente bonito y la otra no. Cuando estas en medio de la escasez estás siendo probado, pero cuando estás en la abundancia también. La prueba de lo bueno es peor porque la Biblia dice que si en medio de ella te olvidas de Dios serás destruido. Dios te prueba siempre.
La Biblia dice que muchos son llamados pero pocos escogidos, si fuiste llamado también fuiste probado para ser escogido, y después de ser escogido también eres probado para saber si no eres botado.
En Filipenses 4:10-13 dice: En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad. No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
Debes aprender a vivir contento. Hay algunos que por todo viven molestos pero debes vivir contento sin importar cual sea la situación. En todo y por todo eres enseñado. Hay que aprender a vivir tanto en la escasees como en la abundancia. Si Dios esta conmigo en el desierto, lo estará en medo de la tierra prometida, si estuvo con pobreza, riqueza, enfermedad y salud. No hay prueba que no se pueda pasar, pero debes aprender a pasarlas, todo lo puedes en Cristo que te fortalece.
Para todas las pruebas se requiere fuerza de Dios. Muchas personas creen que se necesita fuerza para estar en medio del hambre o en la enfermedad, pero también se necesita fuerza para no despilfarrar lo que Dios te da. Todos estamos en pruebas siempre. Por eso la Biblia dice que el que cree estar firme cuide que no caiga. Todos estamos bajo prueba pero con todos esta Idos. Tu tienes la oportunidad de dejar salir lo bueno o lo malo de ti.
Aunque escupieron y golpearon a Jesús no pudieron sacar nada malo de él. Y la circunstancia era agonizante. Pilatos y Caifás no lograron sacar algo malo. Nadie logro sacar nada malo de nuestro Señor Jesucristo, Él sabe como es y por eso nos enseña a no sacar lo malo para nadie y para nada. Por eso la Biblia dice que debemos vencer con el bien el mal que hay en nosotros.
En Mateo 5:38-48 dice: Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.
Lo malo es lo que hasta hoy has oído. Y bajo esa enseñanza hemos vivido. Hay que cambiar nuestra manera de pensar para cambiar nuestra manera de actuar. Eres tú quien decide si haces lo que has escuchado de otros o lo que Dios dice. Has lo que Jesús dice y te irá como Él lo dice. Se imitador de Dios para que se note que eres hijo de Dios, y que eres educado por Él. Ante todo y ante todos deja salir lo bueno que hay en ti.
¿Que tiene de bueno poner una segunda mejía si vas a recibir un segundo golpe? El primer golpe te lo dan contra tu voluntas, y todo lo que te hacen en contra de lo que quieres te lastima, te hiere y te amarga. Pero la mejía que pones voluntariamente no sana el golpe que te dieron, sana tu corazón. Si tu corazón esta herido por que te dieron una vez, cuando la pones voluntariamente ese golpe saca el anterior. Es en tu corazón donde esta tu vida. Todo el dolor y el rencor que llevas dentro no se cura orando y ayunando, se quita llevándole a quien te quito algo lo que te queda. Si te quieren quitar la túnica entrega la capa porque cuando quitas esa capa tu corazón sana. La carga está en lo que te obligaron a hacer, peor desaparece con lo que das voluntariamente. Nadie enfermo del alma ha hecho lo correcto, si estas así es porque hiciste lo indebido.
Una persona así no llega a ser agradable para Dios nunca. Se un cristiano de verdad y saca siempre lo mejor de ti. Sacar lo mejor de ti es lo que te va a mantener feliz siempre.
Algunos pueden pensar que es una injusticia, pero no es eso lo que se esta discutiendo, es la actitud que tienes y lo que eres delante de la situación. Jesús siempre tiene algo bueno que dar a pesar de lo que le han hecho. No te gustaría ser así.
Cualquier cosa o persona no deberá sacarlo malo de ti, sino que ante todo y ante todos saca lo bueno de ti. Eres tu quien decide si das lo bueno o lo malo de ti. Decide dar lo bueno. Da gracias a Dios por su bondad y misericordia. Agradece a Dios por las pruebas y pídele que te ayude a ser su hijo y a imitarle. Dios dio lo mejor por ti, dio a su hijo en la cruz del calvario para salvarte. ¿Te ha hecho algo malo Dios para que no lo recibas? Si quieres recibir a Jesús en tu corazón, has esta oración: Señor Jesús, gracias por este día, te abro mi corazón perdona mis pecados, dame la vida eterna creo que eres mi Señor y mi salvador, desde hoy soy salvo porque me perdonaste. Ayúdame a ser como tú eres. Gracias Jesús. Amen.