Make your own free website on Tripod.com
Tiempos Dificiles
El Refugio Cristiano

Home

Integrantes | Una pagina para ti | Eventos | Carta para Ti | ¿Estas Triste? | Lo que Hizo Jesus por Ti | Venciendo al Temor | Abusarón de mi | Tiempos Dificiles | Tocando el Manto | ¿Cómo vamos a vencer? | Comenzando Bien Enfocado | Ignorando una verdad (depresión) | Depresión 1 | Depresión 2 | Depresión 3 | Depresión 4 | Autoestima 1 | Autoestima 2 | Autoestima 3 | Autoestima 4 | Autoestima 5 | El dolor causa angustia | ¡Deja salir lo bueno de ti! | Un grito en el silencio | De la angustia a la bendición | Caminando en lo Sobrenatural | El Rechazo | La senda del triunfo | No Renuncies a tus Sueños | ¿Hojas marchitas? | ¡La Gratitud! | ¡No te hundas! | Nuestro Pasado, ¿Enemigo o Aliado? | La duda - el pecado que Dios más odia | Sanidad de la Mente Atribulada | Sanidad del alma herida | Cámbiame | Hombres de Visión | Tu puedes seguir | Alcanzando las Bendiciones | Un Amigo | Eres de Gran Valor | Dos Caminos | Entonce Oraré | Levantate | Jesús Proveedor | Exito o Fracaso | Libereses de la depresión | ¡Amaragura Curese! | Ataduras | El Amor | Por el desierto | Enlaces de edificación | Contáctenos

Perseverando En Tiempos Difíciles

Habacuc 1:1-4

Habacuc significa CEÑIR, ajustar algo. Tarea que le tocó realizar en tiempos de crisis nacional a este profeta. Habacuc vivió durante uno de los más críticos períodos en la historia de Judá.

1.- Los abusos contra los habitantes.
2.- Las medidas opresivas contra los pobres.
3.- La inmoralidad y el colapso del sistema legal eran la orden del día.

En los primeros versículos, Habacuc demuestra estar abrumado por las circunstancias que le rodean. No puede pensar en otra cosa que no sea la iniquidad y la violencia que ve en medio del pueblo. Aunque se dirige a Dios en el capítulo 1 verso 2, cree que Él (Dios) se ha ido de la escena terrestre.

Sus palabras han sido olvidadas su mano no se manifiesta y Dios no puede ser hallado en ninguna parte. Los hombres están en control de todo y lo que es peor que sean los hombres malos. Palabras y frases como éstas describen la escena.

1.- Iniquidad.
2.- Dificultades.
3.- Saqueos.
4.- Violencia.
5.- Pleitos.
6.- Contiendas.
7.- La ley es ineficaz.
8.- La justicia nunca prevalece.
9.- El juicio de los perversos prospera.

Las circunstancias de aquel momento llevaron a Habacuc a preguntarle a Dios acerca del aparente triunfo de la injusticia.

Nosotros con nuestro CÓMO, POR QUÉ y cuando buscamos por todas partes una respuesta que nos satisfaga. Pero no todas las preguntas reciben respuestas. Esas preguntas que no reciben respuestas originan preguntas y constantemente dudas espiritualmente destructivas. Algunos se conforman con las dudas y siguen adelante. Otros se vuelven cínicos y se endurecen. Pero hay quienes rechazan esas opciones y siguen preguntando y buscando respuesta.

Habacuc no entendía cómo un Dios justo permitía que existiera una maldad así y por qué Dios estaba permitiendo que esto continuara y no castigaba a quienes lo cometían.

Siempre el pecado afecta el sistema judicial de una nación. Una nación no puede apartarse de Dios sin que se sientan los efectos en todas las esferas de la sociedad.

Algunos creyentes precisan que jamás debemos pedirle a Dios contestación a nuestras preguntas. No es malo acudir a Dios con preguntas sinceras.

Habacuc es un ejemplo de un creyente que tenía preocupaciones profundas y que necesitaba algunas respuestas. Dios no rechazará a quienes acudan a Él con sinceridad, en busca de soluciones para algunos de los complicados problemas de la vida.

Aunque Habacuc quería una respuesta inmediata, él y la nación de Judá debían esperar su cumplimiento. Es probable que esperar sea una de las mayores pruebas de la fe.

Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará. Habacuc 2:3,4.

Aquí Dios indicó como Habacuc y todos los creyentes pueden vivir victoriosamente en un mundo impío.

Si hemos de perseverar en medio de las dificultades de la vida, debemos permanecer fieles a Dios, sobre todo cuando esperamos con paciencia una respuesta de Él.

No podemos desalentarnos y desistir en nuestro tiempo de espera. La confianza en Dios nos lleva a una esperanza apacible, no a una resignación amarga.

Esperanza significa ir más allá de nuestras desagradables experiencias diarias, hasta el gozo de conocer a Dios. Vivimos porque confiamos en Dios, no por los beneficios, ni el éxito que podemos experimentar en la vida. Nuestra esperanza proviene de Dios.

Cuando nada tenga sentido para nosotros y cuando los problemas parezcan ser más grandes de lo que podemos soportar, recordemos que Dios nos fortalece. Aparta los ojos de las dificultades y mira a Dios.

Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová el Señor es mi fortaleza, El cual hace mis pies como de ciervas, Y en mis alturas me hace andar. Habacuc 3:18,19.

Dios dará a sus seguidores una confianza plena en los tiempos difíciles. Correrán como ciervos a través de terrenos peligrosos. Dios ejercerá su justicia y terminará completamente con el mal en y a su debido tiempo.

Mientras tanto, el pueblo de Dios necesita vivir en la fortaleza de su Espíritu Santo. Qué diferente es la situación en los últimos versículos del libro de Habacuc. Todo ha cambiado.

El profeta ya no está bajo el control de las circunstancias o ansioso por su causa, porque ha alzado la vista. Los acontecimientos del momento no nublan ya su mente, porque se ha elevado por encima de ellos.

En lugar de dejarse dominar por las contingencias del mundo, Habacuc ha puesto su esperanza en Dios ha comprendido al fin que el Señor se preocupa por sus criaturas. Así que Habacuc ha pasado de la queja a la confianza, de la duda a la fe, del hombre a Dios, del valle a la cima.

Es posible elevarse por encima de las circunstancias, y aún regocijarse en ellas, porque Dios es suficiente en medio de las dificultades.

¡Dios té de fortaleza y fuerzas nuevas para que puedas remontar alto, como el águila!.

Dios Te Bendiga

Jalor